Adoptemos un niño

La mayoría de padres sueñan con un hijo, pero este no simplemente puede llevar su misma sangre. Cada persona, pareja, padres de familia conocen los motivos que pueden llevarlos a adoptar un niño, desde muy buenas a un tanto obligadas, puede sonar fuerte y desalentador para muchos, pero parece que muchas personas se sienten incompletas si no tienen un miembro más en su familia.

La adopción puede llegar a ser un hermoso regalo para una familia, aunque algunas se mantengan con pensamientos de imposibilidad ante esta idea, otras no les parece nada extraño, claro está que se deben de tomar en cuenta diferentes factores para que pueda llegar a ser una adopción beneficiosa para el niño/a y la familia, cuando no se siguen pueden haber problemas. Superando este tipo de barreras, las cosas serán mucho mejores.

Si piensas que no tienes las suficientes razones para adoptar a un niño, entonces te dejaré algunas que podrías considerar.

  • El ferviente deseo y felicidad de dar una familia a un niño y un niño a una familia.

La familia adoptiva quiere proveer al niño un hogar repleto de felicidad, amor y sobre todo familia. Esto llega a incluir todo lo que un lugar amoroso tiene, desde el respeto hasta los diferentes valores. Esto incluye también la instrucción de las costumbres hogareñas, fe religiosa y momentos especiales para la familia. Un niño en adopción como cualquier otro tiene sus defectos psicológicos y físicos, mantener una mente abierta a tratarlos y aceptarlos es algo importante para los padres, ya que este será el nuevo miembro de la familia por largos años.

  • El deseo de ayudar a un niño a seguir adelante en la vida.

Los padres interesados en adoptar un niño tienen un gran deseo e interés en ayudar a sanar a un niño de su doloroso pasado, esto incluye la negligencia, el abuso, abandono o cualquier otro factor. Las personas con este deseo normalmente son imparciales ante la sociedad y lo primordial es ayudar a su hijo a empezar una nueva vida, esto requiere nuevos retos y es de estar listos para afrontarlos y manejarlos sabiamente.

  • La capacidad de proveerle en todas las maneras.

La pareja quiere compartir todos sus deseos con el nuevo miembro de la familia, esto requiere tener una situación emocional y económica distinta al resto, pero sobre todo si ya se cuenta con un niño en la familia. El deseo de los padres es proveerle lo mejor y eso incluye una buena salud y excelente educación, criándolo de una manera que pueda sanar sus heridas emocionales pero también que pueda tener mejores posibilidades de las que antes tenía.

  • Si toda la familia está comprometida la adopción es mejor.

Cuando una familia se encuentra en una misma sintonía, sus pilares son mucho más sólidos, algunos hijos apoyan grandemente a sus padres para tener un hermano adoptivo, dejando atrás la discriminación y el egoísmo, se sabe que es una muy buena oportunidad para ambas partes y si todos los miembros de la familia se encuentran de acuerdo y felices, el niño adoptado se sentirá mejor acogido y bien recibido por su nueva familia.